El grito de los jóvenes: “Cannabis sin cárcel”

Una semana después del lanzamiento, se han recogido 500.000 firmas. Casi la mitad de los signatarios son menores de 25 años. ¿Qué podría cambiar y qué pasó en los países que se han legalizado?

Una semana después de su lanzamiento, la recogida de firmas para el Referéndum sobre Cannabis alcanza las 500.000, la cifra límite que permitirá que la cuestión pase a votación en la primavera de 2022. Así lo anunció el comité de promotores , las Asociaciones Luca Coscioni , Meglio Legal, Forum Drugs, Società della Ragione, Antigone y los partidos + Europe, Possible and Italian Radicals. El referéndum sobre el cannabis es la primera colección de firmas italianas que se realiza íntegramente en línea en el sitio web referendumcannabis.it. Gran éxito entre los jóvenes: entre los firmantes, subrayó Antonella Soldo de Meglio Legale, “casi la mitad son menores de 25 años”. “Son esos jóvenes que escuchan que no les importa la política pero que en esta campaña han encontrado algo atractivo -agregó-. Podemos seguir pensando en una política paternalista o podemos intentar escuchar ”.

Los organizadores invitan a seguir adelante con al menos otro 15% más de firmas para estar seguros de poder entregar el referéndum a la Corte Suprema el 30 de septiembre. La nota continúa: “La velocidad de la movilización confirma el deseo de cambio en el cannabis, pero también de participación en las decisiones sobre temas que afectan personalmente. En una semana se recogieron 145.000 euros de los aproximadamente 500.000 necesarios (cada firma digital tiene un coste de 1,05 euros) ”. El Comité agradece a la Asociación Luca Coscioni su apoyo y lanza un nuevo llamamiento también para pequeñas donaciones que, junto con las firmas, se recogen en el sitio web www.referendumcannabis.it .

Lo que pide el referéndum

Como se indica en el sitio web de la campaña, la pregunta del referéndum “se formuló con la doble intención de intervenir tanto en el nivel de relevancia penal como en el de sanciones administrativas por una serie de conductas en materia de drogas”. “En primer lugar, se propone despenalizar la realización de cultivo de cualquier sustancia (manteniendo la conducta de posesión, producción y fabricación de todas las sustancias que puedan ser aplicadas para conductas distintas del uso personal) y eliminar la pena de prisión para cualquier conducta ilegal relacionada con el cannabis, con excepción de la asociación con el propósito de tráfico ilícito. Finalmente, a nivel administrativo

Lo que piensan las partes

Emma Bonino, en la rueda de prensa del comité promotor del Referéndum Legal Cannabis, criticó en particular el silencio de los partidos progresistas. “Está la vergüenza de los grandes partidos progresistas, que aún no he entendido dónde están ubicados. Por ahora hay un silencio incómodo y embarazoso, lo esperaba. Desde hace 30 años no ha sido la prioridad para ellos, no es el momento adecuado o no es el camino adecuado ”. “En general, las partes primero intentaron encubrirse, y lo lograron -agregó- y ahora muestran impaciencia, o difunden noticias falsas, como eso si se empieza con cannabis y se llega a la heroína. Comentarios que no tienen sentido, pero que volveremos a escuchar ”. Bonino también recordó una iniciativa de 1976, “una rueda de prensa montada con plantas de cannabis y conmigo, Marco y otros pasando un porro.

El Partido Demócrata no tiene posición oficial sobre el referéndum para la despenalización del cultivo de cannabis. Los simpatizantes del M5S han obtenido en cambio una indicación sobre el referéndum de lo que, en la nueva estructura del partido, se ha señalado como el “garante y guardián de los principios”, que es Beppe Grillo. En los últimos días ha publicado un post para apoyar la iniciativa pidiendo firmar y hacer que se firme. Su invitación también se ha hecho eco de algunos parlamentarios del M5S, mientras que Giuseppe Conte, responsable de la acción política del partido, aún no se ha pronunciado simplemente diciendo que está a favor del uso terapéutico, ya legal.

En cambio, Forza Italia se opone a la despenalización – con la excepción del diputado Elio Vito, mientras que Maurizio Gasparri es muy activo en la campaña contra el referéndum – y los demás partidos de derecha, Lega y Fratelli d’Italia.

¿Cuántos consumidores de cannabis hay en Europa e Italia?

OEDT
Informe sobre drogas 2021

Según las estimaciones de 2020 del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías , agencia de la Unión Europea que tiene la tarea de monitorear, recolectar, analizar y difundir información, la evolución del fenómeno de las drogas en los 27 países miembros, el cannabis es el sustancia ilegal más consumida jamás. 90,2 millones de europeos, el 27,2% de la población, lo han contratado al menos una vez en su vida y 25,2 millones de personas lo han hecho solo en el último año. A partir del análisis de los extractos y las inflorescencias incautadas, también se descubre que tanto la calidad como la potencia de lo que se vende ilegalmente aumentan constantemente. De hecho, en los últimos 10 años, el contenido medio de THC casi se ha duplicado en comparación con el precio de venta, que se ha mantenido prácticamente sin cambios.

Aproximadamente 6 millones de personas consumen cannabis en Italia. En el grupo de edad de 15 a 54 años, por lo tanto, de adolescentes a adultos, el consumo anual en Italia alcanza el 10% de la población. Sin embargo, este porcentaje también incluye el número de quienes lo han usado una vez en su vida. Según Marco Sabatino Rossi, director del Laboratorio de Análisis Económico y Social del Mercado del Cannabis de la Universidad Sapienza de Roma, alrededor de 500 mil lo consumen todos los días, y son los llamados consumidores habituales, a quienes aproximadamente el 90% de los cannabis entero consumido en Italia.  

Hábitos del consumidor

¿Dónde compras cannabis? Del empujador de turno, pero no solo. En Italia, el número de consumidores ha envejecido progresivamente. La edad de los consumidores habituales ha aumentado y ahora tienen más de treinta años. El escribesiempre Marco Sabatino Rossi: “En Italia, junto al mercado ilegal de los narcotraficantes, también existe un mercado social para el cáñamo, que cubre alrededor del 40% del consumo. El mercado social es el intercambio de hachís y marihuana entre amigos consumidores. Hay quienes compran un poco más y luego se lo reparten a otros, hay quienes lo cultivan para sí mismos y luego dan el excedente a los amigos … Toda esta gente está fuera del contexto del crimen organizado, y no se sienten están haciendo algo ilegal vendiendo cannabis. Si le preguntas: ‘¿por qué se lo diste a tu amigo?’, Simplemente te responderán: ‘porque él no lo tenía, yo tenía un poquito más, y entonces se lo di’ ”. 

La pandemia tampoco ha reducido el consumo de cannabis

¿Cómo ha afectado la pandemia al consumo de drogas y, en particular, al cannabis? Según el “Informe europeo sobre drogas (EDR) 2021: Tendencias y desarrollos”del OEDT no solo en Europa la delincuencia organizada implicada en el tráfico de drogas seguía funcionando, sino que seguía estando disponible una amplia gama de sustancias, a menudo de gran potencia o pureza. La información disponible sugiere que cualquier reducción en el uso de drogas observada durante los primeros encierros desapareció rápidamente a medida que se suavizaron las medidas de distanciamiento social. En términos generales, parece haber menos interés de los consumidores por las drogas generalmente asociadas con eventos recreativos, como la MDMA, y un mayor interés por las relacionadas con el consumo doméstico, como el cannabis. Los datos disponibles sugieren que durante los bloqueos tempranos, los niveles de uso de la mayoría de las drogas generalmente parecen más bajos, pero luego parecen recuperarse una vez que se levantan las restricciones. Una comparación con 2019 parece indicar que el consumo general de drogas de la mayoría de las drogas fue similar y, según esta fuente de datos, podría ser incluso mayor en varias ciudades.

Ese “pequeño problema” del aumento de THC

El consumo de cannabis se ha estabilizado en niveles elevados, pero el aumento del contenido de THC plantea problemas de salud. Actualmente, la resina de cannabis que se vende en Europa es más potente que nunca, con un contenido medio de THC de entre el 20% y el 28%, casi el doble que el del cannabis en hojas y cogollos. Los productos de cannabis disponibles en Europa incluyen actualmente productos con alto contenido de THC y se están comercializando nuevas formas de cannabis en el mercado ilegal, así como una serie de productos que contienen extractos de cannabis, pero con niveles bajos de THC. Junto con estos cambios en el mercado, está aumentando el número de consumidores de cannabis por primera vez.

Legalizar para aligerar la carga sobre la justicia y la aplicación de la ley

CAPTURA DE PANTALLA
OEDT, informe sobre drogas de 2021

La legalización podría traer consigo una serie de efectos positivos, incluido un alivio de la carga sobre la aplicación de la ley y la justicia, nuevos empleos y, literalmente, más dinero en las arcas del estado. 

Según el último informe del Parlamento, en 2020 las Prefecturas recibieron 32.879 denuncias por posesión de sustancias psicotrópicas para uso personal (un tercio de las denunciadas tienen más de 40 años y el 9,4% son menores de edad), 74% de ellas se refieren al cannabis. Mientras que el 43% de las personas denunciadas por delitos relacionados con las drogas se refieren al cannabis y sus derivados. A los procesos judiciales se suman las operaciones de la policía: 12.066 las relativas al cannabis en 2020, que sigue siendo la droga más incautada en nuestro país. De todas las drogas identificadas, el 50% son para productos de cannabis, principalmente marihuana, el 23% para cocaína y poco menos del 1% para heroína y otros opiáceos; El 24% está representado por sustancias sintéticas.

Además, Italia tiene las leyes sobre drogas más estrictas de Europa: el 35% de los presos están en la cárcel por violar la ley única sobre drogas, frente a una media europea del 18%. En nuestro ordenamiento jurídico, el traslado se castiga con pena privativa de libertad hasta 20 años, homicidio intencional con 21 años de prisión, violación con 12 años. Además, siete de cada diez veces, la policía detiene incluso en casos menores, según confirmó el general de la Guardia di Finanza, Antonino Maggiore, en una audiencia en la Sala. En resumen, los delitos relacionados con las drogas se castigan con mayor frecuencia y severidad.

De aprobarse el referéndum, la legislación actual cambiaría tanto a nivel penal como administrativo. De hecho, el objetivo es despenalizar el cultivo y tenencia ilícitos de cualquier sustancia y eliminar la pena de prisión por cualquier conducta ilícita relacionada con el cannabis (a excepción de la asociación destinada al tráfico ilícito). Mientras que a nivel administrativo se propone eliminar la sanción de la suspensión del carnet de conducir y el certificado de idoneidad para conducir ciclomotores. Esto conduciría no solo a un alivio para la policía y la justicia.

¿Se beneficiaría el estado de ello?

Según un estudio del profesor Marco Sabatino Rossi, director del Laboratorio de Análisis Económico y Social del Mercado Cannábico de la Universidad Sapienza de Roma, la legalización podría traer hasta siete mil millones de euros al año y alrededor de 35.000 nuevos puestos de trabajo en las arcas del Estado. En 6000sardine.it traza los escenarios posibles: “En lo que respecta al cultivo y la fabricación simples del producto, el llamado recorte, en Italia deberían emplearse unos 60 mil empleados, de los cuales los encargados del cultivo serían, sin embargo, trabajadores de temporada. . Luego está la distribución, y aquí hay una encrucijada sobre qué tipo de suministro desea hacer. En ese momento en mi estudio hice los dos casos extremos polares: el caso más modesto en cuanto a impacto económico, es aquel en el que se confía a los estancos como Monopolio de Estado. Por otro lado, hay otro escenario, a decir verdad un poco de ciencia ficción, dada la situación político-social italiana, es decir, es el escenario holandés de los años 80 y 90, o la distribución de cannabis a través de cafeterías. Este segundo escenario, en cambio, tendría un impacto muy significativo en términos de empleo en nuestro país. Considerando el consumo de cáñamo en Italia en relación con el de los Países Bajos, en ese momento calculé una cantidad de alrededor de 300 mil empleados solo para distribución ”. De ahí los impuestos: “En el caso de una legalización del cannabis a través de estancos, tendremos un impuesto sobre la renta de unos 500 millones de euros en un período de dos años, por lo tanto unos 250 millones al año, y 3-4 mil millones en impuestos sobre las ventas. En cambio, en el escenario futuro de las cafeterías, tendríamos alrededor de 5 mil millones en impuestos a las ventas, 

La legalización como lucha contra el crimen

CAPTURA DE PANTALLA
OEDT, informe sobre drogas de 2021

Según el último informe sobre adicciones tóxicas referido a 2020, de las ganancias que obtiene el crimen gracias a la venta, el 40% es el resultado del mercado del cannabis. Los grupos criminales más implicados en el tráfico de cannabis y sus derivados se confirman como los del Lazio, Apulia y Siciliana, junto a los magrebíes, españoles y albaneses. El informe de 2020 del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías desacredita una de las tesis más populares entre los prohibicionistas, a saber, que la venta de marihuana no representa una fuente de ingresos tan grande para los narcotraficantes. De hecho, de los datos nos enteramos de que en 2018 hubo un récord de incautaciones en la UE: alrededor de 1,3 millones de operativos policiales confiscaron hasta 668 toneladas de productos a base de cannabis, en comparación con 468 toneladas en 2017, un 30% de aumento en solo un año. Más del 71% del total de estupefacientes requisados ​​en el continente. Legalizar el cannabis podría en este sentido ser una de las operaciones más efectivas posibles para combatir las mafias.

¿Qué pasó en los países que se han legalizado?

Los países que han legalizado el uso médico del cannabis son Australia, Canadá, Chile, Colombia, Alemania, Grecia, Israel, Italia, Holanda, Perú, Polonia y Reino Unido. En Estados Unidos, 31 estados federales han legalizado el uso terapéutico de la planta. En Europa están los Países Bajos, España, donde el cultivo para fines personales (incluso colectivamente en Cannabis Social Clubs) y el consumo en lugares privados es legal. Portugal lidera el camino en Europa, donde se encuentra el porcentaje más bajo de consumidores jóvenes: 14%. El país despenalizó el uso de todas las sustancias en 2001, con el objetivo de intervenciones sociales en lugar de represivas. Basta comparar el porcentaje con los italianos actuales: en Italia el 28% de los estudiantes ha consumido drogas en el último año. El 6% dice que comenzó antes de los 13 años. 

El efecto de la legalización, de hecho, se nota especialmente en los más jóvenes que hoy, para conseguir algo de cannabis, están en contacto con narcotraficantes y crimen organizado. Cuando el primer ministro canadiense Trudeau anunció el inicio del proceso de legalización en su país en 2018, dijo que quería hacerlo “por el bien de nuestros hijos”. En Canadá, el consumo de cannabis entre los jóvenes en tres años no ha aumentado, no ha afectado a los accidentes de tráfico, no ha causado malestar social. En cambio, afectó la creación de empleos e ingresos en las arcas del estado. Según un informedel gobierno, seis meses después de la legalización los impuestos producidos fueron de 186 millones de dólares canadienses (139 dólares estadounidenses) de los cuales el 75% (alrededor de 132 millones) va a las provincias y el restante 25% (54 millones) al gobierno federal. En resumen, Canadá lo ha recibido de inmediato.

 

 

Lo mismo pasó en Colorado, el primer estado de Estados Unidos que legalizó en 2012, el primer verdadero “experimento al aire libre”, un modelo para quienes piensan en la legalización hoy. ¿Qué ha cambiado en casi nueve años? Hoy en día, hay aproximadamente 590 tiendas minoristas de cannabis en Colorado, y las ventas combinadas de cannabis medicinal y recreativo en 2019 alcanzaron un récord de $ 1,750 millones, un 13% más que el año anterior. Se han vendido casi $ 9 mil millones en productos de cannabis desde la apertura de los primeros dispensarios en 2014 hasta julio de 2020. Los ingresos recaudados por el estado en impuestos pasaron de 67,6 millones en 2014 a más de 302 millones en 2019. Dinero que se gastó principalmente en proyectos sociales, vinculados a las escuelas públicas y para ayudar a los pobres. Una economía que evidentemente también ha generado muchos puestos de trabajo. Se desconoce el número total, pero según estimaciones del Marijuana Policy Group, la industria del cannabis de Colorado emplea aproximadamente a 19.592 empleados a tiempo completo. Sin considerar las industrias relacionadas, comenzando por el turismo, que en Colorado ha aumentado en un 51% desde 2014, en gran parte gracias a la legalización, generando así más ingresos y empleos.

¿Qué pasa con los efectos sobre el crimen? Un estudio de 2019, que analizó las tasas de criminalidad en Colorado y otros estados, encontró que la legalización del cannabis parece tener poco o ningún efecto sobre la cantidad de delitos violentos y contra la propiedad. Lo que sin duda ha disminuido es el consumo de cannabis por parte de los adolescentes. El porcentaje de estudiantes de secundaria que consumían cannabis al menos una vez al mes se redujo en un 11% después de la legalización. Según los analistas, dos factores contribuyen a este hecho: con la legalización, el tráfico ilegal ha disminuido y es más difícil para los menores obtenerlo; Las campañas de información sobre los riesgos del consumo en los niños, lanzadas junto con la legalización, han trabajado para sensibilizar a los adolescentes sobre los riesgos.

Fuente: www.huffingtonpost.it

Deja una respuesta