Cannabis y enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad degenerativa que puede volverse extremadamente debilitante. Se cree que esta enfermedad afecta a aproximadamente 1 de cada 500 personas Los síntomas aparecen gradualmente pero tienden a empeorar con el tiempo, comenzando con la pérdida de la coordinación del movimiento y dificultad para hablar y caminar. En las personas con Parkinson también pueden surgir cambios mentales y de comportamiento. La afección puede afectar tanto a hombres como a mujeres, pero los hombres parecen tener un 50 % más de probabilidades de desarrollar la enfermedad. La edad es un factor de riesgo relevante, ya que la mayoría de los pacientes desarrollan la enfermedad alrededor de los 60 años.

Aunque no existe una cura definitiva, numerosos tratamientos y terapias pueden ayudar a los pacientes a llevar una vida lo más activa y satisfactoria posible. Muchas terapias alternativas, incluido el cannabis, se consideran potencialmente beneficiosas para las personas con enfermedad de Parkinson. Sin embargo, solo unos pocos están reconocidos y aprobados médicamente.

Evidencia científica suficiente para demostrar que las terapias complementarias son capaces de ralentizar, detener o revertir el curso de la enfermedad. Sin embargo, muchas personas con Parkinson han informado resultados positivos con algunos de estos tratamientos alternativos. El objetivo de estas intervenciones es hacer que los síntomas sean más manejables, aliviar el dolor, reducir el estrés y mejorar la calidad de vida.

Los tratamientos complementarios incluyen terapias físicas, ocupacionales y del habla, así como terapias de mente y cuerpo, como yoga y meditación, tratamientos manipulativos como acupuntura y masajes, y terapias energéticas como Reiki y Qi Gong. Algunas personas también confían en terapias holísticas como el Ayurveda y la Medicina Tradicional China.

Dado que el Parkinson afecta el sistema nervioso central y el cannabis afecta los sistemas nerviosos central y periférico, las moléculas de esta planta son analizadas por expertos para determinar los posibles impactos sobre la enfermedad.

 

  • ¿Qué efectos tiene el cannabis en el organismo?

El cannabis afecta al cuerpo a través del sistema endocannabinoide (SEC), una red reguladora fundamental que utiliza receptores de cannabinoides, neurotransmisores (llamados endocannabinoides) y enzimas para modular los sistemas nerviosos central y periférico, y más.

El SEC está involucrado en numerosos procesos fisiológicos, como el estado de ánimo, la memoria, el sueño y el apetito. Su mal funcionamiento incluso se ha asociado con algunas enfermedades neurodegenerativas, incluida la enfermedad de Parkinson.

Cuando el cannabis se introduce en el cuerpo, “activa” estos receptores y endocannabinoides, alterando la actividad normal de los neurotransmisores y afectando potencialmente varios aspectos de la ESA.

Cada ingrediente activo del cannabis puede interactuar con el SEC, provocando una reacción específica. Por ejemplo, el THC presenta una alta afinidad por los receptores CB1, mientras que el CBD genera un efecto más indirecto.

  • Investigación científica sobre el papel del cannabis para la enfermedad de Parkinson

Con las consideraciones anteriores en mente, ahora podemos examinar los estudios científicos sobre los efectos del cannabis en la enfermedad de Parkinson y el potencial de los cannabinoides específicos.

Primero, un estudio realizado en 2017 pidió a los voluntarios que describieran los efectos del cannabis medicinal sobre los síntomas del Parkinson, así como cualquier reacción adversa, durante un período de al menos tres meses. Los datos recopilados fueron obviamente subjetivos y no pudieron demostrar una posible correlación. Sin embargo, muchos de los participantes dijeron que notaron una mejora en los síntomas mientras tomaban cannabis, experimentando muy pocos efectos secundarios. Según los autores de la investigación, el objetivo de la investigación era fomentar el desarrollo de “drogas más seguras y eficaces, derivadas del Cannabis sativa”.

Una investigación publicada en 2020 buscaba determinar la efectividad del cannabis como terapia alternativa para la enfermedad de Parkinson, analizando específicamente los factores que “dificultan” su uso en el campo médico. En los 14 estudios revisados, de los cuales solo cinco eran ensayos controlados aleatorios, los autores de la investigación señalaron que, a pesar de algunos resultados positivos, no había pruebas suficientes para clasificar el cannabis como tratamiento para el Parkinson.

Investigaciones posteriores intentaron evaluar la eficacia del cannabis sobre síntomas motores como bradicinesia, rigidez, temblores, trastornos del sueño y dolor, así como sobre síntomas no motores como memoria, estado de ánimo y fatiga.

A pesar de estas ideas, el cannabis medicinal sigue siendo un tema controvertido. Las personas con enfermedad de Parkinson siempre deben consultar a su médico antes de probar nuevos tratamientos.

Veamos ahora los efectos potenciales de algunos cannabinodos, en particular, el THC y el CBD.

THC
Según un artículo publicado en 2017, titulado “Pros y contras del uso de cannabis medicinal por personas con trastornos cerebrales crónicos” en modelos animales de la enfermedad de Parkinson, el THC pudo mejorar los marcadores asociados con la actividad y la coordinación mano-ojo. El artículo también citó un estudio clínico en 22 pacientes con Parkinson, según el cual el cannabis medicinal parece ser capaz de atenuar los síntomas motores (como bradicinesia, temblores, rigidez y problemas de equilibrio) y los síntomas no motores (como insomnio y dolor).
CDB
El CBD ha sido objeto de numerosos estudios por sus posibles acciones antioxidantes y neuroprotectoras, así como por sus supuestos efectos ansiolíticos. La investigación realizada en 2020 analizó el efecto del CBD sobre la ansiedad y el temblor en pacientes con Parkinson mayores de 60 años, allanando el camino para más ensayos controlados aleatorios.Actualmente, se está realizando un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo sobre la “tolerabilidad y eficacia del cannabidiol (CBD) en los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson”. Esta investigación ayudará a definir con mayor claridad la acción del CBD sobre los principales síntomas del Parkinson, mientras nuevos estudios continúan explorando otros aspectos de la enfermedad, como la psicosis.

¿Cómo se usa el cannabis medicinal?

Aunque no existen pautas integrales sobre el uso de cannabis para el tratamiento del Parkinson, los pacientes generalmente tienen las siguientes opciones disponibles:

  • fumar cannabis
  • Inhala cannabis a través de un vaporizador (flores o concentrados)
  • Tomar cannabis por vía oral (comestibles)
  • Aplicar cannabis localmente (en forma de lociones, aceites o cremas)
  • Administrar cannabis por vía sublingual (vertiendo unas gotas de aceite o tintura debajo de la lengua)

Cada método de administración actúa de manera diferente en el cuerpo. Los efectos del cannabis fumado o vaporizado cobran vida en cuestión de minutos, mientras que el cannabis ingerido puede producir efectos después de una o dos horas.

En comparación con otros métodos de administración, fumar cannabis se asocia con un mayor número de efectos secundarios. Las repercusiones a corto plazo están relacionadas con fumar en sí e incluyen irritación pulmonar, tos y otros problemas respiratorios. Con el tiempo, fumar cannabis puede causar enfermedades cardíacas o agravar afecciones cardíacas preexistentes. Sin embargo, no existen estudios clínicos que muestren una conexión directa entre el consumo de cannabis y los problemas cardiovasculares.

Quienes consumen cannabis en forma de comestibles o extractos deben dosificar estos productos con precaución. Los efectos de los comestibles aparecen con cierto retraso, pero son notoriamente más intensos y persistentes que los que se obtienen al fumar cannabis.

Además, los concentrados de cannabis producen efectos rápidos, pero potencialmente mucho más vigorosos que los producidos por el cannabis fumado.

 

Fuente: www.royalqueenseeds.it

Deja una respuesta

Contacto