Cannabis OG Kush: “La Reina de California”

Una de las cepas más famosas de Norteamérica, la OG Kush, resume la filosofía del cannabis californiano. Se ha convertido en una de las principales alternativas para cruzar, gracias a su probada calidad y potencia. La OG Kush es una combinación de Chemdawg e Hindu Kush. La Chemdawg es una híbrida que va directa al cerebro, mientras la Hindu Kush es una índica dominante. Estas dos variedades convierten a la OG Kush en la marihuana ideal para cualquier consumidor de cannabis.

Nadie sabe a ciencia cierta qué significa OG. Algunos creen que son las siglas de “Original Gangster”. Otros defienden que las letras OG significan “Ocean Grown” (cultivada en el Océano), porque los cultivadores californianos crearon esta cepa cerca de la costa. Signifique lo que signifique, esta variedad llegó a la escena de Los Ángeles a mediados de los años 90 y rápidamente se convertiría en el estándar de una nueva hornada de variedades salidas de California.

LOS ORÍGINES DE MARIHUANA OG KUSH

La historia de los orígenes de las variedades de marihuana más famosas suele ser compleja y misteriosa, y la de la OG Kush no es una excepción. Aunque no disponemos de información concreta sobre los verdaderos orígenes de esta variedad icónica, al menos contamos con mucha tradición cannábica interesante a tener en cuenta.

Lo que sí sabemos con certeza es que las cepas Kush, como familia, provienen de las montañas del Hindú Kush de Asia Central. Cuando los viajeros de Occidente descubrieron las variedades landrace que crecían en esta zona durante los años 60 y 70, cogieron las semillas del Hindú Kush y se las llevaron a sus países de origen, donde comenzaron a experimentar con ellas.

 

no de los principales relatos sobre los orígenes de la OG Kush sugiere que fue criada por primera vez por Matt “Bubba” Berger, un cultivador y criador de marihuana de Florida. Se rumorea que Berger poseía algunas cepas únicas, incluida una Kush a la que llamó “Bubba” (hay quien cree que en realidad era un esqueje de la Northern Lights) y un híbrido único conocido como Kryptonite o “Krippy”.

En los años 90, parece que un colega criador, conocido como Josh D, llevó a Los Ángeles un esqueje de una de las cepas de Berger. Existe un gran debate sobre cuál fue la cepa que llevó Josh D, algunos rumores sugieren que fue la “Bubba” de Berger mientras que otros creen que fue la Kryptonite. Fuera la que fuera, Josh D modificó la cepa de Berger y creó la OG Kush que hoy conocemos y apreciamos.

La OG Kush ganó rápidamente mucha popularidad en toda la Costa Oeste de EE.UU., donde incluso se hizo con el apodo de “Reina de California”. No solo cautivó a cultivadores y fumadores, sino que los criadores incluso usaron esquejes de la OG Kush para crear una amplia gama de nuevos híbridos, incluidos la Sapphire OG, Larry OG, Purple Kush y muchas más. De hecho, muchos criadores de California y aficionados a la marihuana han llegado a decir que la mayoría de las variedades clásicas de California han sido influenciadas, de una forma u otra, por la OG Kush.

Aunque lo que acabamos de narrar es la leyenda más popular sobre los orígenes de la OG Kush, no es la única. Dependiendo de a quién preguntes, algunos cultivadores afirman que la OG Kush es un fenotipo de la Chemdawg o un cruce entre la Chemdawg y la Pakistani Kush. Obviamente, es muy complicado comprobar cuál sería la versión verdadera y, hasta cierto punto, no importa demasiado. Lo que importa es que la OG Kush se abrió camino desde Florida hasta la Costa Oeste en la década de los años 90, donde rápidamente se ganó su lugar como una de las variedades más emblemáticas del planeta.

AROMA, SABOR Y EFECTO DE LA OG KUSH

La OG Kush es conocida por su potencia y sus complejos perfiles de aromas y sabores. Hablamos de aromas muy originales y atractivos, con toques terrosos, a pino, diesel, picantes y cítricos. Normalmente produce entre un 19 y un 25% de THC con hasta un 0,3% de CBD, por lo que sus efectos se dejan sentir enseguida mediante un agradable colocón corporal y una gran euforia.

Es una híbrida perfecta para cualquier ocasión, pero podría variar en sus diferentes fenotipos. Algunos consumidores perciben sensaciones índica más fuertes, con efectos más profundos y relajantes, mientras otros notan más su herencia sativa y sienten más euforia al comienzo de su subidón. Pero todo el mundo coincide en señalar que se trata de una gran híbrida.

Los consumidores también afirman que esta cepa es buena para aliviar estrés y ansiedad, pero con su gran potencia y elevado contenido de THC, quienes son más sensibles deberían ser conscientes de que esta variedad podría provocar paranoia en algunas situaciones. Los consumidores terapéuticos disfrutan de la OG Kush porque ayuda a incrementar el apetito en aquellos pacientes que tienen problemas para procesar los alimentos o sufren problemas gastrointestinales. Muchos otros también usan la OG Kush para aliviar síntomas de dolor.

OG Kush CBD: sabrosa y terapéutica, con un toque suave

Cuando se menciona a la OG Kush, lo primero que viene a la cabeza de los entendidos cannábicos es su calidad superior. Especialmente en EE.UU., donde este nombre se ha integrado en la cultura pop y está asociado a personajes famosos, como Snoop Dogg y Wiz Khalifa.

Con los años, el cannabis es cada vez más respetado por su potencial terapéutico. Concretamente, el CBD no psicoactivo ofrece unas impresionantes cualidades medicinales que podrían ayudar a tratar una amplia variedad de problemas de salud física y mental.

La OG Kush CBD fue creada al cruzar una OG Kush con una CBD pura. Esta variedad, de dominancia sativa, tiene un tiempo de floración de 55-60 días. En interior puede producir unos 550g/m², y en exterior puede llegar a unos 1100g por planta.

Con una proporción THC:CBD de 1:1, la OG Kush CBD puede ser muy útil para reducir la ansiedad y la tensión muscular. Sus niveles de cannabinoides moderados (10%) producen un colocón duradero y principalmente cerebral. Al fumarla, dejará un sabor agradable a limón en tus papilas gustativas.

CÓMO CULTIVAR OG KUSH

La planta es de estatura baja y frondosa, con ramas fuertes y pobladas. Los cogollos son grandes y compactos, con tonalidades verde lima. El plazo de floración de la OG Kush dura unos 55 días y los cultivadores de exterior deberían recogerla en octubre.

Los genes son originarios de Oriente Próximo, así que lo más aconsejable para la OG Kush sería intentar reproducir las condiciones climáticas de esa región. Además se pueden aplicar técnicas como el ScrOG o el supercropping para aumentar las cosechas.

PREMIOS

La OG Kush ha sido nombrada como una de las “25 mejores cepas de todos los tiempos” por la revista High Times. Incluso obtuvo la mayor medición de concentración de THC en la Denver Cannabis Cup de 2013, marcando un espectacular 24%. La lista de premios en concursos cannábicos es demasiado larga para enumerarla, porque la OG Kush forma parte de muchos fenotipos y cruces diferentes. Pero, la razón principal por la que la OG Kush obtiene tantos galardones reside en su sólida y consistente potencia y su agradable fumada.

Fuente: www.cannaconnection.it

www.zamnesia.io

Deja una respuesta

Contacto